¿ES EL LACTATO TAN MALO COMO LO PINTARON?

Desde ser el culpable de las “agujetas” a través de su cristalización hasta ser el mayor responsable de la fatiga inducida por el ejercicio. Si echamos un vistazo tanto a la visión popular como a muchísima literatura científica el lactato siempre ha sido visto como el malo de la película. Pero, ¿cuánto de verdad existe en esta afirmación?

 

¿DE DÓNDE VIENE EL LACTATO?

 

Nuestro cuerpo utiliza la glucosa para conseguir energía ¿Cómo? Pues degradándola mediante una serie de reacciones químicas, y al final esa molécula de glucosa se convierte en otro producto, el piruvato.

Tradicionalmente se ha relacionado ejercicio de alta intensidad y duración con altos niveles de lactato y a este con la aparición de la fatiga, tanto es así que se utiliza como marcador en pruebas de resistencia.

Pues bien, a pesar de que esto es cierto (la acumulación de lactato aumenta conforme aumenta la intensidad y duración del ejercicio) el papel del lactato es RETRASAR la aparición de la fatiga ya que este surge de a partir del piruvato, el cuál comienza a acumularse en la célula y puede ser perjudicial para el rendimiento. Al sacar al piruvato de la célula es convertido en lactato pudiendo ser utilizado en otros menesteres como veremos a continuación.

 

NUEVAS PERSPECTIVAS

 

De hecho, podemos ver al lactato como el nexo de unión entre el metabolismo glucolítico y el oxidativo, ya que es el producto final del primer y sirve de sustrato para el segundo.

Por lo tanto, podemos ver al lactato como una fuente energética y en algunos casos muy importante, tanto es así que a veces es utilizado antes que la glucosa, ¡incluso en el cerebro! Por ello se está investigando sobre la suplementación de lactato en personas con daños asociados a traumatismos craneoencefálicos.

También es un importante regulador del metabolismo, ya que puede servir para resintetizar el glucógeno hepático, es decir puede ayudar a “renovar” las reservas de glucosa existentes en nuestro hígado. Y además puede actuar como señalizador inicial se una serie de reacciones que aumenten el número de mitocondrias, que para el que no lo sepa, es un orgánulo esencial en nuestro organismo.

Y por si fuera poco se esta hablando de la posibilidad de utilizar la concentración de lactato como un biomarcador para detectar futuras enfermedades metabólicas tal y como se hace con el colesterol o glucosa. Ya que esta sustancia se encuentra elevada en ciertas condiciones como puede ser la obesidad, diabetes, etc.

La ciencia avanza muy deprisa y es por ello que creencias y sustancias que pensábamos negativas pueden que mañana sean positivas o viceversa.

 

BIBLIOGRAFÍA

 

– Jones, T. E., Pories, W. J., Houmard, J. A., Tanner, C. J., Zheng, D., Zou, K., Coen, P. M., Goodpaster, B. H., Kraus, W. E., & Dohm, G. L. (2019). Plasma lactate as a marker of metabolic health: Implications of elevated lactate for impairment of aerobic metabolism in the metabolic syndrome. Surgery166(5), 861–866. https://doi.org/10.1016/j.surg.2019.04.017

– Brooks, G. A. (2020). Lactate as a fulcrum of metabolism. Redox biology35, 101454.

Rafael Tundidor

       Rafa Tundidor                           Co-Director Técnico Ensa Sport

 

 

 

Recommended Posts

Leave a Comment