ME HAN DICHO QUE ME TENGO QUE OLVIDAR DE HACER EJERCICIO

‘Me han dicho que me tengo que olvidar de hacer ejercicio’, es una de las frases que solemos escuchar por parte de aquellas personas que han sufrido una lesión en nuestros centros. Si no realizamos ejercicio físico con regularidad, al menos tenemos una excusa, sin embargo, esto es una tremenda losa para aquellas personas que, si que disfrutan del ejercicio físico, e incluso del deporte.

 

¿Qué hay de cierto en la frase: ‘no vas a poder hacer ‘x’ tipo de ejercicio nunca más’?

Para contextualizar esta frase debemos de conocer la premisa principal por la que se mueve el mundo de la medicina ‘primum non nocere’ o ‘primero no hacer daño’, siguiendo un razonamiento lógico, si no nos movemos, no podemos agravar la patología/lesión que tenemos, por tanto, menor riesgo de empeorarlo.

Ahora bien, la actividad física y el ejercicio físico tienen un funcionamiento en forma de ‘U’ invertida, es decir, sus mayores beneficios se obtienen en los valores medios. Tanto cuando no realizamos nada, nos desacondicionamos y tenemos mayor riesgo de sufrir patologías, como cuando realizamos por encima de nuestras posibilidades aumentamos el riesgo de sufrir lesiones. Veamos varios ejemplos que nos hemos encontrado en nuestros centros:

‘Mujer de 45 años de edad, con una fractura vertebral a la que le detectan osteoporosis’

Sabemos que el ejercicio en dosis adecuadas es capaz de remodelar el hueso aumentando la densidad mineral ósea y aumentando así la resistencia del mismo tanto a los impactos como a las acciones de fuerza que se generen sobre él.

Las recomendaciones del médico son: debes de dejar de realizar cualquier ejercicio de impacto, comienza a nadar y no levantes peso. Si traducimos estas palabras a un contexto real, estamos aunando todos los ingredientes para que densidad mineral ósea de la persona no mejore, además, estamos restringiendo su actividad diaria al no permitirla ‘coger peso de ningún tipo’, en definitiva, estamos fragilizando a la persona cuando deberíamos de estar tranquilizándola y mejorando su capacidad de tolerar cargas.

‘Hombre de 65 años operado de sutura de menisco y altos niveles de osteoartritis (la
famoso artrosis)’

Sabemos que el ejercicio físico en dosis adecuadas es capaz de disminuir los niveles de dolor y recuperar la función de las articulaciones incluso aunque el tejido no esté en las condiciones óptimas (la artrosis podría definirse como un estado degenerativo normal de las articulaciones por el simple hecho de usarlas).

Sus recomendaciones en cuanto a ejercicio, prohibido subir y bajar escaleras, caminar al menos 3 veces a la semana, perder peso y que evite agacharse. La pregunta que esta persona podría hacerse es: ¿qué ocurre en un edificio que no tenga ascensor? Parece algo tonto, pero son aspectos cotidianos que realmente pueden limitar a esta persona.

Debemos en estos casos determinar que aspectos son los que realmente limitan a esta persona; el peso que, la masa muscular de la musculatura periarticular de la rodilla, su capacidad para poder subir y bajar escaleras, etc.

La reflexión final que queremos transmitiros es; Fragilizar a las personas merma su calidad de vida, disminuye su salud y lo más importante de todo, las limita. Ponte en manos de un profesional que te ayude con tu caso y recuerda, no existe un ejercicio malo per se, lo realmente malo es no estar preparado para ese ejercicio.

Daniel Canseco Macías

Daniel Canseco Macías     Director Técnico ENSA SPORT

Recommended Posts

Leave a Comment