¿POR QUÉ NOS LESIONAMOS?

Las lesiones son algo con lo que por desgracia todos o muchos de nosotros hemos tenido que pasar tanto si hemos, como si no hemos hecho nunca actividad física y/o ejercicio físico. Una lesión se define como una alteración o daño que se produce en alguna parte del cuerpo a causa de un golpe, una enfermedad, etc.

 

Sin embargo, una lesión va mucho más allá, una lesión nos impacta tanto a nivel físico debido a la discapacidad que provoca, como a nivel social, por ejemplo, en los planes que tenemos que dejar de hacer debido a la misma, como a nivel psicológico, por ejemplo, en como afrontamos la nueva situación, en el estrés de no poder realizar actividades que te gustaría estar realizando, etc.

 

La pregunta que toda persona se hace cuando se lesiona es: ¿por qué me he lesionado?

¿POR QUÉ ME HE LESIONADO?

 

Antes de responder a esta pregunta déjame explicarte que esto nos ocurre tanto a las personas que hacemos ejercicio como a las que no hacen ejercicio, nadie está exento de sufrir una lesión.

 

Para poder comenzar a explicar un poco por qué ocurre una lesión debemos de entender que existen dos tipos: lesiones traumáticas (aquellas que se generan debidas principalmente a traumatismos o golpes), y lesiones no traumáticas (básicamente todas las restantes). Las lesiones más comunes son las no traumáticas, sobretodo en la población general.

 

Una vez la lesión ha ocurrido, el aspecto principal en el que nos focalizamos es en buscar el porqué de esa lesión, sin embargo, como veremos más adelante, eso es tremendamente difícil. Vamos a ver como ejemplo un esguince de tobillo, algo muy recurrente entre la población. Nuestro cuerpo debe de ser entendido desde 3 puntos de vista, los cuales son indivisibles y tienen influencia uno sobre otro.

1.- ASPECTO BIOLÓGICO

 

Este aspecto se refiere aquellos determinantes que se relacionan con el daño que puede existir en un tejido, en el caso del esguince, los determinantes biológicos podrían ser: la inflamación generada para regenerar ese tejido, el daño generado a nivel ligamentoso, muscular u óseo, el aumento del flujo sanguíneo en la zona, etc.

 

Este aspecto es difícilmente modificable y debe de seguir su curso normal, es lo que denominamos tiempo de curación del tejido y debe de ser extremadamente respetado, por ejemplo, cuando sufrimos un esguince, la primera premisa que solemos tomar muchos de nosotros es aplicar hielo o tomar un antiinflamatorio por via oral.

 

Este es uno de los primeros errores para recuperar el estado de un tejido, ya que la inflamación es un proceso vital y necesario para iniciar la recuperación y remodelación del tejido, imagínate que estamos remodelando una casa (tejido) después de haber sufrido un terremoto (lesión), cuando llegamos para colocar nuestros andamios y estamos reforzando los cimientos de nuestra casa de repente llega el jefe de obra y nos dice que nos tenemos que ir (antiinflamatorio).

 

¿Qué ocurrirá cuando nuestra casa sea sometida a un terremoto, aunque sea más pequeño? Pues que básicamente no lo soportará, pues bien, algo parecido ocurre al tomar antinflamatorios cuando no es necesario. (Ojo, con esto no se quiere decir que no se tomen antinflamatorios, para eso el profesional sanitario pertinente debe valorar su uso o no).

 

Bien, ya sabemos que la biología debe de seguir su curso y que a no ser que exista una rotura completa de algún tejido, nuestro cuerpo sanará con tiempo y cariño, ¿cuál es el segundo aspecto?

2.- ASPECTO PSICOLÓGICO

 

Antes de comenzar a explicar este aspecto debemos de dejar claro que cada vez que hablamos de psicología no estamos hablando sobre trastornos de conducta severos, ni de ‘volverse locos’ o de que este aspecto sea inventado, la psicología es una rama sanitaria muy importante e interviene en muchos de los aspectos de nuestra vida cotidiana incluso aunque no queramos verlo.

 

El aspecto psicológico de una lesión se refiere a como esta lesión impacta sobre nuestra vida y los aspectos que pueden ayudar a recuperarnos. Por ejemplo, el miedo, este es una de las principales barreras a la hora de recuperarnos de una lesión ya que es normal sentir miedo a volver a lesionarnos cuando nos comenzamos a mover, sin embargo, si se tiene un poco de paciencia y se va enseñando al cuerpo a moverse en niveles seguros y en los que el dolor sea tolerable, nuestro cuerpo mejorará su percepción de miedo con respecto a los movimientos y dejará de protegerse (disminuyendo por ejemplo la tensión ante los movimientos).

 

Estos aspectos tal y como se ha mencionado anteriormente, tienen una relación directa con la biología, veamos un ejemplo: Para poder volver a realizar las actividades que disfrutábamos previas a la lesión (coger a nuestro hijo, correr, jugar al tenis, etc.) debemos de aumentar la capacidad de nuestro tobillo para someterse a esfuerzos (debemos de aumentar las vigas que dan soporte a la casa), esto se consigue aplicando cargas a nuestro tobillo en forma de ejercicio, de forma progresiva, haciendo que nuestra estructura cada vez sea más resistente a los terremotos.

 

3.- ASPECTO SOCIAL

El tercer y último aspecto se refiere a nuestra vida social y nuestro entorno familiar y laboral, y como estos se relacionan con nosotros. Por ejemplo, cuando una persona sufre una lesión si esta persona se encuentra en un entorno familiar sobreprotector (en el que no te dejan hacer nada debido a tu lesión), esta situación simplemente agravará nuestra condición por varios motivos, por ejemplo, el reposo continuado produce una pérdida de masa muscular, pérdida de densidad mineral ósea, y aumento del tiempo de recuperación tras una lesión. ¿y qué ocurre por ejemplo si estoy en un trabajo que no me gusta?

 

Pongámonos en la situación en la que además de tener tu jornada laboral de 40 horas, tienes un trabajo que no te gusta, lo cual posiblemente, aumente tus niveles de estrés y descontento, aspectos que ya hemos visto que no son lo más recomendable en una recuperación de una lesión.

Modelo Biopsicosocial

Para saber porqué ocurre una lesión, esta debe de verse desde las 3 perspectivas en su conjunto, pero para simplificarlo vamos a hablar sobre la carga total (suma de los 3 aspectos) como el agua que llena un vaso (capacidad de nuestro cuerpo/tejido), cuando el agua que nosotros metemos en nuestro vaso en forma de carga mecánica (entrenamiento), estrés, insatisfacción laboral, etc.

 

Desborda la capacidad del vaso es cuando se produce una lesión, para evitarlas tenemos dos opciones, o aumentamos la capacidad del vaso o disminuimos el agua que metemos en él.

 

 

Daniel Canseco Macías

Daniel Canseco Macías     Director Técnico ENSA SPORT

Recommended Posts

Leave a Comment